Jineth Bedoya

Jineth Bedoya en un evento contra la explotación sexual en la frontera amazónica.

El pasado 16 de enero, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) notificó la aprobación del informe de fondo preparado en el caso por las violaciones a los derechos humanos de la periodista colombiana Jineth Bedoya, en hechos ocurridos el 25 de mayor del año 2000 y que permanecen en la impunidad.

De acuerdo con un comunicado emitido por la Fundación para la Libertad de Prensa y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), con este informe concluye el análisis ante la CIDH “y abre la puerta para que el Estado colombiano pueda ser juzgado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, lo que califican como “una valiosa oportunidad para revisar el cumplimiento de las obligaciones internacionales por parte de Colombia en cuanto a la garantía de los derechos de los periodistas en Colombia”.

y @cejil | La @CIDH emitió su informe de fondo por el caso de secuestro, tortura y violencia sexual del que fue víctima la periodista @jbedoyalima.
Esto abre la puerta para que el Estado colombiano pueda ser juzgado ante la @CorteIDH.
>> http://bit.ly/JinethBedoyaCIDH 

Agregan que esto implicaría que, por primera vez, este tribunal del sistema interamericano de derechos humanos se pronuncie sobre la situación de las mujeres periodistas que ejercen su oficio en contextos de conflicto armado.

Lo que sigue, una vez el informe sea allegado a Bedoya y sus representantes legales, es que estos respondan los requerimientos de la Comisión, la cual requiere que presenten su posición sobre el envío a la Corte Interamericana.

Según la FLIP y el Cejil, el caso de Jineth Bedoya “tiene el potencial de poner freno a las dinámicas de impunidad generalizada en casos de violencias contra la mujer y de restricciones de hecho a la libertad de prensa”. También consideran que este caso puede ayudar a brindar justicia a otras víctimas de violencia “basada en género en el marco del conflicto armado en Colombia”.

Bedoya sufrió violación, tortura y secuestro cuando adelantaba una investigación periodística y desde entonces el proceso judicial ha adolecido de investigación insuficiente, retrasos y obstáculos procesales. El proceso estuvo prácticamente archivado hasta el año 2011.

“El fiscal no tuvo la diligencia ni la voluntad de sacar adelante el proceso. Probablemente porque en Colombia la violencia sexual es un delito menor, incluso con menos importancia que un robo”, aseguró el año pasado Bedoya, cuando se cumplieron 18 años de impunidad en su caso.

En el 2012, tras un cambio de fiscal, se vinculó a tres paramilitares como responsables y hasta el momento dos hombres han sido condenados: Mario Jaimes Mejía, alias El Panadero, y Alejandro Cárdenas Orozco, alias J.J., pero hay más personas vinculadas y procesadas que no han sido condenadas por estos delitos.

En su cuenta de Twitter, la periodista reaccionó a esta notificación. “Buscar justicia es una de las tareas más difíciles que se puedan asumir en la vida, porque cuesta la vida misma. Hoy hemos dado otro paso significativo en esa búsqueda, y confío en que el Estado responda con altura”, escribió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here