“El único protocolo que acepto con el Eln es que el Gobierno de Cuba entregue a los responsables del crimen de los estudiantes de la Escuela General Santander”, dijo el Presidente Duque, en declaración junto al Presidente de Alemania.
Foto: Juan Pablo Bello - Presidencia

• Así lo advirtió el Presidente Iván Duque al recordar que el atentado terrorista contra la Escuela de Policía General Santander, en Bogotá, es un “crimen de lesa humanidad que fue planeado, por meses, con la participación y el conocimiento del Comando Central de esa organización (el Eln), que tiene y tuvo miembros en la isla de Cuba, y que, además, estuvo desde allá participando activamente” en muchas de las decisiones relacionadas con el ataque terrorista.

• “El Procurador General de la Nación de Colombia ha dicho que esos protocolos no tienen ninguna fuerza legal vinculante”, dijo el Mandatario, y explicó que, frente a este caso, Colombia ha tenido una respuesta institucional que se ve reflejada en las órdenes de captura emitidas por la Fiscalía General de la Nación, las circulares rojas de la Interpol, la existencia de un tratado de extradición entre Cuba y Colombia y el hecho de que su Gobierno no fue a una mesa de negociación con el Eln, por lo que lo ocurrido aquí “no es una diferencia, ni una ruptura”.

• “A ese grupo lo vamos a enfrentar con toda la capacidad ofensiva, disuasiva y sancionatoria del Estado”, dijo el Presidente Duque, y reiteró que “aquí se hará justicia”; “estos crímenes no van a quedar en la impunidad”.

En una fuerte declaración emitida hoy desde la Casa de Nariño, el Presidente Iván Duque advirtió que el único protocolo que acepta es que el Gobierno de Cuba entregue a los máximos responsables del atentado terrorista perpetrado por el Eln, el pasado 17 de enero, en el que fueron vilmente asesinados 22 jóvenes cadetes de la Escuela de Policía General Santander, en Bogotá.

“Nuestro Gobierno, mientras yo sea el Presidente de Colombia, el único protocolo que acepto es que el Gobierno de Cuba entregue a los responsables de ese crimen, para que sean llevados a la justicia”, afirmó el Jefe de Estado.

Ratificó que el ataque terrorista del Eln “es un acto criminal, brutal; es un acto terrorista y un crimen de lesa humanidad que fue planeado, por meses, con la participación y el conocimiento del Comando Central de esa organización, que tiene y tuvo miembros en la isla de Cuba, y que, además, estuvo desde allá participando activamente en muchas de esas decisiones”.

El pronunciamiento se dio durante la declaración que el Mandatario colombiano ofreció junto con el Presidente de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, quien realiza una visita oficial a Colombia.

“El Procurador General de la Nación de Colombia ha dicho que esos protocolos no tienen ninguna fuerza legal vinculante”, dijo el Mandatario, y explicó que, frente a este caso, Colombia ha tenido una respuesta institucional que se ve reflejada en las órdenes de captura emitidas por la Fiscalía General de la Nación, las circulares rojas de la interpol y la existencia de un tratado de extradición entre Cuba y Colombia.

Además, recalcó que desde el comienzo fue clara la posición de su Gobierno de no ir a ninguna mesa de negociación con el Eln, hasta tanto este grupo liberara a todos los secuestrados y les pusiera fin a sus actos criminales, por lo que lo ocurrido aquí “no es una diferencia, ni una ruptura”.

El Jefe de Estado puso de presente que durante los 17 meses en que la organización criminal sostuvo negociaciones con el Gobierno anterior, cometió 432 actos de terrorismo, más de 100 asesinatos y más de 10 secuestros.

Señaló que su Gobierno hizo un llamado respetuoso, después de evaluar esa etapa de negociaciones, para que cualquier posibilidad de diálogo se cimentara en la liberación de todos los secuestrados y el fin de los actos criminales.

Frente a esto –dijo–, el Eln respondió con más barbarie y con el atentado terrorista contra la Escuela de Policía, hecho que “muestra la gran corrupción en el alma y en la conciencia de los que dirigen esa organización”.

“Eso no es voluntad de paz”, agregó, y dijo que “lo que es inaceptable es que la violencia sea un mecanismo de presión y de negociación”, ya que “avanzar con un proceso de esa naturaleza solamente permite validar la violencia”.

Frente a esto, el Presidente reafirmó que la decisión de su Gobierno es clara: “A ese grupo lo vamos a enfrentar con toda la capacidad ofensiva, disuasiva y sancionatoria del Estado”.

Señaló, así mismo, que “aquí se hará justicia” y “estos crímenes no van a quedar en la impunidad”.

Interrogado sobre las condiciones para avanzar en una negociación, el Presidente Duque reiteró que “si ellos tienen verdadera voluntad de paz, tienen que empezar, primero, por la liberación de todos los secuestrados y por ponerles fin a todos los actos criminales”.

Indicó que a lo anterior se suma que “los responsables de estos crímenes deleznables y de lesa humanidad tendrán que cumplir las penas proporcionales a las que se han hecho acreedores por ese comportamiento, que no es sino la más grande degradación del ser humano y la peor forma de corrupción”.

“Esperamos que esas personas les respondan ante los jueces de Colombia por esos delitos. Eso no es el statu quo; es cumplir con la Constitución y la ley, que es lo que juré el 7 de agosto, cuando tomé posesión de la Presidencia la República”, concluyó el Jefe de Estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here